18/7/16

EL GOLPE DE CALOR EN LOS PERROS





Como bien es sabido, el golpe de calor es uno de los enemigos número uno de los animales y sobre todo de los perros. También es sabido que los perros transpiran y se refrigeran por medio de la boca y la sudoración la realizan por medido de esta, por lo que nos da la pauta de que tenemos una herramienta muy efectiva para darnos cuentas cuanto calor tiene nuestro perro.

                Hay perros que sufren más el calor que otros, es normal son como las persona, puede que a unos les guste el calor y a otros como en mi caso particular, no. Aun cuando sean de la misma familia los perros son más receptivos o no a sufrir el calor.

                Hay perros que fueron genéricamente creados para temperaturas altas, por la zona en donde iban a vivir, por ejemplo un galgo que es originario de Mali (África) donde se usaba para cazar gacelas en el sur del desierto del Sahara, es lógico que está preparado para una alta temperatura, pero hay perros como los galgos afganos que son originarios de territorios muy frío (por eso su pelaje) esto es lo que quiero decir al que dentro de la misma raza hay diversos tipo de perros que son más propensos al calor o frío que otros.

                El golpe de calor se produce siempre o casi siempre por imprudencia del hombre, un perro por si solo no se somete a las altas temperaturas y se encontrará en una situación de este tipo porque sí. Los golpes de calor suelen estar dado por razones diversas pero principalmente por no tener cuidado o empatía a la hora de hacer ciertas actividades que realizamos los humanos y queremos que el perro nos acompañe, sin pensar en que si el perro soportará o no el calor, para nosotros es fácil tenemos calor, nos ponemos un paño fresco compramos una cerveza y ya estamos fresco, pero el perro no tiene esa capacidad y siempre dependerá de nosotros para aliviar su calor.

Cuáles son las costumbres más comunes que tiene la gente que genera un golpe de calor en un perro, por ejemplo llevarlos en el coche de compras y dejarlo en el parking del supermercado o donde fuera y dejarlos por mucho tiempo allí, sin pensar que el perro en cuestiones de minutos puede sufrir un golpe mortal de calor.

Llevarlo hacer deportes a hora de mucho calor o llevar a un perro que no está morfológicamente preparado para esta actividad, aun cuando no haga mucho calor. Digamos caso como: Bull dog francés, Bull dog inglés o cualquier raza que tenga dificultades de airear o refrigerar bien. Otro de los caso es dejar el perro atado en un lugar sin sombras en horas de la siesta, esto para alguno les parecerá que no es posible que exista, pero es una práctica muy común que los perros permanezcan atado por muchas horas al día y sobre todo a la hora de la siesta al rayo del sol.

Que recomendaciones podemos dar al respecto:



-     Hacer paseos largos o cortos a horas frescas, pero principalmente el paso largo hacerlo a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde.

-       Buscar zonas de sombras y frescas

-        Lo que tengan posibilidades de pasear por espejos de agua (ríos o lagos) dejar que el perro se dé un chapuzón.

-        No jugar a tirar cosas al perro, como son palos, pelotas y etc. Ya que no es bueno primero, no debe el perro jugar con estos elementos, no es natural, ni saludable y segundo que les produce un gran agotamiento, cansancio y una suba de temperatura corporal no muy conveniente.

-        Si está en casa dejarlo en un sitio fresco y aireado. Con abundante agua fresca y limpia.

-      No ir de compras a negocios o supermercados, con o sin coche, ya que no es necesario y tampoco es correcto que el perro pase calor en este caso.

-     Sobre todo empatizar con el perro si el desea descansar y estar tranquilo, dejar que el decida lo que quiera hacer.


En caso que por desgracia se produzca un golpe de  calor en el perro como nos damos cuenta? Primero que nada por la respiración agitada y convulsiva, lengua azulada por falta de oxigenación, pulsación palpitaciones muy violentas. Temblequeo o tiritones en las extremidades.

Actuar inmediatamente mojando y refrescando al perro con agua fresca y de ser posible agua corriente, colocar el perro en un sitio de sombra y fresco no taparlo con mantas o toallas porque de esta manera no se liberará el calor, por el contrario se acumulará más. Una vez bajada la temperatura no seguir enfriando al perro ya que corremos el riesgo de producir una hipotermia, una vez estabilizado el perro llevarlo inmediatamente a un veterinario para su evolución.

Gracias y buenas vacaciones y a disfrutar con el perro pero sin exponerlo al calor sobre todo por su salud.


Coqui Vega