23/2/10

Limitaciones dentro de la manada


Los perros por ser socialmente gregario (es decir que viven en manada), no podrían sobrevivir o subsistir en solitario, por eso en la naturaleza tienen que agruparse por su propio bien. Pero dentro de esa sociedad canina, hay reglas, limitaciones y jerarquías que deben ser respetadas por todos los integrantes, ya que de no ser así será indefectiblemente expulsado del grupo.
El perro que es echado, más allá de lamentarse por el error cometido, puede hacer dos cosas: una acatar las reglas que rigen en el grupo o dos irse y buscarse otra manada que lo acoja.
Habitualmente en la vida real como quien dice, nosotros nos encontramos con este tipo de situación, como ejemplo concreto un perrito pequeño de pocos meses es sacado del seno materno donde esta en manada con madre y hermanitos, para ser vendido a una tienda especializada en mascotas.O un perrito que ya tiene unos años y es abandonado o dejado en un refugio, también en este caso retirado de su "manada de humanos", en estas dos situaciones, viene un humano y los adopta o adquiere. En ese momento este can esta cambiando de sociedad. Es allí cuando comienza el problema para los adoptante o adquiriente en el caso que el perrito sea comprado en tienda. Por que desde un primer momento hay que demostrarles cuales son las normas, las reglas y limitaciones que tiene dentro del núcleo de la nueva manada, por que de no ser así, al no encontrar a su nuevo líder intentará apoderarse de la manada humana y comenzar a ser él el que mande.

Normalmente conversando con los propietarios de perritos de perreras o refugios tienen el mismo concepto y o pensamiento, que el can tiene un trauma por haber estado en una perrera y se compadecen de él, todo lo que más pueden, por que lo "humanizan", los perros no tienen pasado, ni futuro, viven el momento y nada más, ellos no sufren por los bueno o malo que han dejado atrás, somos nosotros lo que creemos (sin mala intención por supuesto) que padecen añoranzas o traumas de cosas pasadas.

El consejo es muy simple, darle el cariño que uno este dispuesto a proporcionarle, todo lo que quieran o merezca el perrito, pero siempre con limitaciones y reglas que deba cumplir para que sepa fehacientemente, que el es un seguidor feliz y sumiso y no un líder estresado y frustrado en su vida canina que le ha tocado vivir. Teniendo encuenta esto evitaremos varias conductas no deseadas.

Recordar siempre que cualquier cosa que hagamos por el perrito para que se sienta "perro", es la mejor manera de darle cariño, confianza en nosotros y le daremos la herramientas necesarias para que sea un perro "FELIZ"

2 comentarios:

Laura dijo...

Hola Coqui !!
Como me gustan tus artículos !!
Un beso y a ver si nos vemos pronto !!!

coqui vega dijo...

Hola Laurita gracias por entrar, si cuando quieran ustedes quedamos si? un saludito para todos.
Coqui